La Masclet está de vuelta y en Lamburguesa hemos querido celebrarlo por todo lo alto. Junto a Ricasa y muchos amigos más, el pasado sábado 26 de febrero organizamos la fiesta del año en Bétera. Un evento fallero al que acudieron más de 1.000 invitados y en el que disfrutamos de lo mejor de las Fallas en tan solo un día. Música en directo, charanga, mascletà, zona infantil, regalos, cremà y hamburguesas Masclet para todos. Una jornada para recordar y celebrar la vuelta de las Fallas y de la Masclet a su lugar en el calendario, a marzo, por primera vez desde el inicio de la pandemia.

Desde las 11:00h fueron llegando los invitados al recinto que habíamos preparado para la ocasión. En ese momento ya teníamos ambientazo gracias a la música en directo de Starboy Quarterback y almuerzo de la mano de Sibbarita, Garda y Capasabe. Además, la zona infantil con castillos hinchables, futbolín humano y pintacaras ya estaba en marcha y recibiendo a los más ‘peques’. Apenas habíamos comenzado pero el ambiente era ya de día grande.

Mientras hacíamos hambre para cuando llegaran las Masclet, el humorista Miki Dkai nos sacó una sonrisa justo antes de que entrara en acción la Charanga ‘Che Que Bo’. Ya no había marcha atrás. El ambiente fallero se había apoderado de todo el recinto. Momento en el que llegó el turno de nuestros amigos de Yambú, que se marcaron un pedazo de concierto pese a la lluvia y el viento, que no quisieron perderse la fiesta.

Como si supiera lo que venía, la lluvia nos dio una tregua para uno de los momentazos del día. La Mascletà de nueva generación a cargo de Ricardo Caballer y su pirotecnia Ricasa. Sin palabras nos dejó el legendario pirotécnico valenciano con una Mascletà para la historia, la primera cien por cien digital. Las caras de la gente al terminar lo decían todo. ¡Qué ganas teníamos de Fallas!

Las mismas ganas que teníamos de Masclet, la hamburguesa fallera de Lamburguesa que ha vuelto este marzo a nuestra carta. Una burger inspirada en ese bocata de blanco y negro con pisto que te traslada al ambiente de casal fallero, de música, de pólvora, amigos y fiesta. Fue acabar la Mascletà y todos fuimos corriendo al food truck a disfrutar de la Masclet y su espectacular y exclusivo packaging. Más de 1.000 Masclets preparamos en tiempo récord para que nadie se quedara sin la suya. Para los ‘peques’ hicimos hamburguesas con queso y gracias a Amstel y Coca-cola había cerveza y refrescos para todos.

El día iba oscureciendo y con ello llegaba otro de los momentos de la jornada. La cremà. Pero para llegar con fuerzas al fin de fiesta, y por si no hubiera habido ya suficiente comida, preparamos una buena chocolatà con churros y los deliciosos Manolito Bakes. Al fuego purificador se llega con la barriga llena y nuestra fiesta fallera no iba a ser menos. Antes, eso sí, tuvimos tiempo para sacar nuestro lado solidario. Gracias a la colaboración de muchos de nuestros proveedores, pudimos hacer una rifa en beneficio de la Fundación El Sueño de Vicky, con camisetas y balones firmados por la plantilla del Valencia CF, estuches de productos ibéricos, un chuletón de más de 4 kg y muchos regalos más.

Con el sol ya escondiéndose, y como es tradición, sonaron el himno fallero y el himno regional valenciano, previo paso al encendido de la traca que dio fuego a nuestra Falla. Un fin de fiesta a la altura de una jornada para el recuerdo, y que fue la primera, pero no la última. ¡Nos vemos en 2023! ¡Felices Fallas!